El Plan Español de Recuperación, Transformación y Resiliencia es una propuesta ambiciosa que necesita unos mecanismos de seguimiento, participación e implementación más detallados, coherentes e inclusivos

Barcelona, 20 de abril de 2021 –

El Gobierno de España ha presentado recientemente su hoja de ruta para enfrentarse a la crisis de la COVID 19 e impulsar una recuperación económica sostenible basado en los fondos europeos Next Generation. Un análisis preliminar del plan “España Puede: Plan de recuperación, transformación y resiliencia” resalta luces y sombras en su contenido, y propone necesarias mejoras antes de su presentación a la Comisión Europea final de Abril. 

Primero cabe reconocer la coherencia del Plan España Puede con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que promociona una economía neutra en carbono antes del 2050. El plan identifica también los retos más inminentes a los que se enfrenta la sociedad española como el cambio climático, la perspectiva de género y la digitalización. Asimismo, pretende acelerar las reformas estructurales que lleva arrastrando la economía española desde la crisis financiera en 2008, a través del, tan esperado, desarrollo de una fiscalidad medioambiental (1) que acelerará la transición hacia una economía más limpia y justa. Además, celebramos las inversiones en infraestructuras y ecosistemas resilientes como palanca clave para proteger la biodiversidad y los recursos naturales de los cuales dependemos. También creemos importante la integración de la lucha contra la despoblación a través del apoyo a las comunidades locales y municipios rurales. 

No obstante, parece necesario reforzar el alineamiento de las diferentes palancas tractoras con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que el gobierno se ha comprometido a alcanzar antes del 2030. Por otra parte, el diseño del plan no ha permitido la participación abierta e inclusiva de la sociedad civil (2) ni se han cumplido los requisitos de consulta en este tipo de procesos (3). Consecuentemente, creemos necesario dar la oportunidad a la ciudadanía de expresar sus necesidades, inquietudes y opiniones respecto a unas políticas que les afectan directamente. 

Es importante tener en mente también que el Plan se basa en grandes proyectos de inversión, que no necesariamente integran las Pymes y otros agentes sociales, generadores de empleo de calidad y de redistribución de riqueza en las comunidades locales.

También el Plan utiliza exclusivamente indicadores de impacto económico tradicionales como el PIB y la tasa de desempleo. Esta óptica basada en desarrollo cuantitativos puede llevar a la perpetuación del modelo económico actual extractivo y desigual. La inserción de indicadores cualitativos, como índices de bienestar y de prosperidad, mejoraría la perspectiva de sostenibilidad ambiental y social a medio y largo plazo.  

Finalmente, la correcta evaluación de las inversiones y reformas previstas en este plan sólo será posible si se concretan los números detrás de cada política y componente. Si bien se conocen los importes generales asignados a cada partida, por el momento, no se ha detallado en qué acciones concretas se van a invertir los 70.000 millones de euros del Plan actual. Compartir estos datos  contribuirá a mejorar la transparencia del plan y permitirá a la ciudadanía estar mejor informada e implicada en su correcta ejecución. 

Nuestros socios de CAN Europe han presentado los EU Cash Awards unos “premios” a través de los cuales identifican y valoran al bueno, feo y malo de los proyectos que se planea financiar con los Next Generation EU funds. La ciudadanía pude entonces votar aquellas inversiones que crean que van a tener un mayor impacto en el medio ambiente, ya sea negativo o positivo. Se trata de una de las pocas ocasiones en qué vamos a poder opinar en sobre como se deben gastar estos fondos.

Un análisis preliminar de la alineación entre el plan y los ODS nos muestra clara dominación de los ODS 9: Industria, Innovación e Infraestructura y ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico, reafirmando la intención del plan de reactivar la economía siguiendo el modelo establecido. Los ODS 7: Energía asequible y no contaminante y ODS 13: Acción por el clima, les siguen en número de citaciones a lo largo del plan. 

Esto puede observarse en el gráfico siguiente, vea los detalles aquí, o pulsando sobre él:

Próximamente se realizará un análisis a profundidad del texto del Plan para identificar exactamente la relación exacta de cada componente del plan con los indicadores de cada ODS. 

Para finalizar, queremos aportar nuestras recomendaciones para mejorar el Plan y garantizar una salida sostenible, inclusiva y justa de la crisis actual:

  1. Es necesario asegurar la transparencia y participación en el diseño, la validación y la implementación de las medidas propuestas en el plan. Para conseguirlo, sería positivo publicar la lista de participantes y las conclusiones de los distintos foros, procesos de consulta y manifestaciones de interés realizados hasta la fecha y en el futuro. Compartir estos datos de forma abierta ayudaría a generar  proximidad y responsabilidad entre el gobierno, los actores de la sociedad civil y la ciudadanía en general (5)

  2. Es también esencial realizar un monitoreo adecuado sobre el estado de desarrollo e implementación del plan. Por este motivo, creemos importante crear un comité de expertos/as independientes a los organismos gestores del plan, que pueda evaluar y publicar informes periódicos y temáticos accesibles a todo/as.  

  3. Con el fin de implicar y empoderar a la ciudadanía se debería incentivar los proyectos descentralizados, multi-actores y de escala local (6). Consecuentemente, la distribución de los fondos debería ser más distributiva con los entes locales y otros actores de la sociedad organizada como las ONG, centros de investigación y formación y otros agentes sociales relevantes. 

  4. Se debería desarrollar un sistema de indicadores (dashboard) con criterios cuantitativos y cualitativos para monitorizar la implementación del Plan. La inclusión de objetivos cuantificables (targets), hitos periódicos (milestones) e indicadores holísticos (índice de progreso social o de bienestar) alineados con la Agenda 2030 y los ODS contribuiría en el desarrollo de políticas y prácticas transformadoras, inclusivas y equitativas. Además, los indicadores deben detectar los posibles efectos negativos (spillovers) de las inversiones y reformas propuestas sobre otras comunidades, sectores y grupos sociales vulnerables.

Nota: se puede consultar en esta web la información más relevante del Plan: www.españapuede.eu
Se trata de un trabajo colaborativo liderado por el equipo de investigadores de eco-union. No dudes en contactarnos a info@ecounion.eu  si te interesa contribuir! 

Para más información

Jérémie Fosse
Presidente de eco-union,
jeremie.fosse@ecounion.eu

SOBRE ECO-UNION
ECO-UNION es una organización independiente sin ánimo de lucro que trabaja desde 2005 para acelerar la transición socio-ecológica de la sociedad y economía a nivel local, nacional e internacional, con enfoque en la región Euro-Mediterránea. Se dedica a la investigación, asesoramiento e implementación de políticas ambiciosas y transformadoras de sostenibilidad ambiental y social.