Skip to main content

317 organizaciones de la sociedad civil, entre ellas eco-union, instan a los líderes de la UE a abordar las crisis de la naturaleza, el clima y la contaminación tras las próximas elecciones europeas

Hoy es el día de la sobrecapacidad de la UE. Esto significa que si las poblaciones mundiales siguieran los patrones de consumo de la UE, la humanidad agotaría los recursos naturales del planeta disponibles para el año antes del 3 de mayo.

Con este motivo, 317 organizaciones de la sociedad civil piden en una carta abierta a los Jefes de Estado y de Gobierno, a los Presidentes de la Comisión, el Consejo y el Parlamento de la UE, así como a los diputados al Parlamento Europeo, que se comprometan políticamente a trabajar por una economía climáticamente neutra, de contaminación cero y respetuosa con la naturaleza. Esta iniciativa se produce después de que los políticos hayan dado marcha atrás, de forma preocupante y sin precedentes, en los últimos meses, instrumentalizando las políticas ecológicas para obtener beneficios electorales a corto plazo y para el populismo.

En concreto, la sociedad civil pide:

  • Profundizar y acelerar el Pacto Verde, aplicando plenamente los objetivos acordados recientemente y abordando las lagunas de ambición en materia de naturaleza, clima y contaminación.
  • Aumentar radicalmente las inversiones públicas en clima, medio ambiente y asuntos sociales.
  • Reforzar la gobernanza de la UE, la democracia y la participación efectiva de la sociedad civil.

Nuestras sociedades y economías se sustentan en lo que nos proporciona la naturaleza: alimentos, agua, fibra, madera, absorción de carbono y terrenos para construir infraestructuras. Y aunque la UE solo representa el 7% de la población mundial, necesitaríamos 3 planetas para satisfacer nuestra demanda si todos los habitantes de la Tierra vivieran como los europeos. Esto no solo es insostenible, sino irresponsable.

Las consecuencias de nuestro sobregiro ecológico incluyen la deforestación mundial, la pérdida de biodiversidad, el colapso de las poblaciones de peces, la escasez y contaminación del agua, la erosión del suelo, la contaminación atmosférica y el cambio climático, que provoca fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes, como sequías, inundaciones e incendios forestales. Esto nos concierne a todos, ya que se prevé que Europa sufra aumentos de temperatura que duplicarán los de otros continentes debido al cambio climático. Y los riesgos relacionados con la explotación de los recursos, como la violencia, la pobreza y la mala gobernanza, ponen en peligro la paz y la seguridad mundiales.

Con las próximas elecciones a la UE, los responsables políticos tienen la oportunidad y la responsabilidad trascendentales de cambiar las tornas. Solo si la UE hace de la triple crisis planetaria del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación sus principales prioridades políticas, podrá hacer valer su peso y garantizar la supervivencia de nuestro planeta.