Carta al Ministro de Energía sobre Política de bioenergía de la UE: Cómo evitar la pérdida de credibilidad

By 12 diciembre, 2017News

Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital Paseo de la Castellana 160
28046 Madrid

 

Política de bioenergía de la UE: Cómo evitar la pérdida de credibilidad

Estimado Ministro Álvaro Nadal Belda:

Sus funcionarios están debatiendo actualmente el enfoque general del Consejo sobre la refundición de la Directiva de la UE sobre energías renovables (“RED II”, 2016/0382), algo que será tratado por los ministros de Energía de la UE el 18 de diciembre.

Le escribimos para expresar nuestra enorme preocupación acerca de las propuestas relativas a la bioenergía que se encuentran actualmente sobre la mesa, y para instarle a usted y a los demás ministros a que vuelvan a considerarlas antes de aprobarlas. Tal como están redactadas actualmente, es más probable que las emisiones aumenten en lugar de reducirse, lo cual supone una grave amenaza no solo para la transición hacia niveles reducidos de carbono, sino también para la reputación de la UE sobre el cambio climático.

En lo que se refiere a la biomasa forestal, las propuestas de la Comisión Europea resultan fundamentalmente inadecuadas, incoherentes con la ciencia, y es probable que conduzcan a un aumento significativo de las emisiones frente al status quo. La propuesta de la Comisión no hace nada para detener el uso de los troncos y tocones de madera para producir energía, algo que tradicionalmente ha aumentado las emisiones durante décadas en comparación con los combustibles fósiles y, por lo tanto, es totalmente contraproducente en términos climáticos (esto es cierto independientemente de cómo se gestionen los bosques o si las reservas de carbono en el ámbito del paisaje están aumentando). No se trata de una visión secundaria: coincide con la opinión del Consejo Consultivo Científico de las Academias Europeas y con una reciente carta abierta a los responsables políticos de la UE de 190 académicos. La introducción de los nuevos objetivos en materia de energías renovables para el sector de la calefacción sin medidas efectivas para excluir los troncos y tocones de madera amplificará el riesgo aún más.

En cuanto a los biocombustibles basados en cultivos, la última propuesta de la Presidencia de Estonia permitiría una mayor expansión del uso de los biocombustibles basados en cultivos agrícolas no sostenibles, como el bioetanol a base de cereales y el biodiésel a partir de aceites vegetales como el aceite de palma y de colza, reintroduciendo objetivos genéricos de energías renovables para el transporte. Esta medida, junto con la eliminación gradual de los biocombustibles basados en cultivos

12 de diciembre de 2017

propuesta por la Comisión, revertiría todos los avances logrados hasta la fecha hacia una política más sostenible en materia de biocombustibles. El uso de los biocombustibles basados en cultivos en la UE ha conducido a un aumento global de las emisiones frente a los combustibles fósiles, debido a la expansión de las tierras agrícolas en otros lugares en el mundo, que ha conducido a la deforestación, y debido a la reducción de la reforestación de tierras que están verdaderamente abandonadas. Por esta razón también es, por tanto, contraproducente en términos climáticos —aún cuando se tienen en cuenta los subproductos para piensos animales— tal como evidencia la literatura científica más reciente sobre el cambio indirecto del uso de la tierra.

En ambos casos —la biomasa forestal y los biocombustibles basados en cultivos— la política de la UE también ha tenido repercusiones graves sobre cuestiones ambientales más amplias, tales como la biodiversidad, y sobre las poblaciones locales que han visto cómo se han ignorado sus derechos sobre la tierra y dañado su salud.

Sobre esta base, le pedimos que:

1) Excluya los troncos y tocones de madera de los incentivos para energías renovables (artículo 26.5-

6). Y además que:

● Se oponga a la introducción de un objetivo global para las energías renovables en el sector de la calefacción, a menos que esto excluya lo anterior (artículo 23.1)

● Ponga fin al apoyo público a la bioenergía eléctrica y la combustión conjunta con carbón altamente ineficientes (artículo 26.8)

2) Elimine gradualmente el apoyo a todos los biocombustibles basados en cultivos, ya sea bioetanol o biodiésel (artículo 25). Para ello le rogamos que:

●  Se asegure de que el apoyo a los biocombustibles basados en cualquier tipo de cultivo, incluidos cultivos de alimentos, piensos, energía de cobertura o intermedios, se elimina gradualmente tan pronto como sea posible (artículos 2 y 25).

●  Se oponga a la inclusión de nuevas categorías tales como “biocombustibles de bajo riesgo de ILUC”, cuyas metodologías de certificación son muy complejas y están poco desarrolladas (artículos 2 y 25).

3) Se oponga a un objetivo global para las energías renovables en el sector del transporte, algo que impulsaría un mayor uso de los biocombustibles basados en cultivos no sostenibles, y se asegure de que cualquier obligación de mezcla solo incentive opciones verdaderamente sostenibles y de bajas emisiones de carbono. Y además que:

● Apoye incentivos adicionales a la electricidad de origen renovable en el transporte, incluidos los nuevos multiplicadores (artículo 25).

● Excluya las materias primas no sostenibles de la lista de “biocombustibles avanzados” del Anexo IX, como mínimo: cultivos energéticos (parte A(p)), biomasa leñosa de calidad material (A(q)), residuos sólidos municipales mezclados (A(b)), aceite de pino (A(h)) y melaza (B(c)). Estos no son residuos sino productos o subproductos con usos reales de mayor valor.

Creemos que las medidas anteriores son el mínimo necesario para asegurar que el uso de la bioenergía en la UE ofrezca verdaderas ventajas climáticas frente a los combustibles fósiles, y que su no adopción conducirá inexorablemente a otro escándalo perjudicial, del que la UE, sus Estados miembros, agricultores e inversores podrían prescindir. Los recursos económicos no deberían utilizarse para apoyar tipos de bioenergía no sostenibles y, en su lugar, dirigirse a alternativas realmente bajas en emisiones de carbono, como los vehículos eléctricos, las energías solar y eólica, la respuesta de la demanda y el almacenamiento.

Estaríamos encantados de debatir estas cuestiones con usted en mayor detalle antes del Consejo de diciembre.

Atentamente,
Dña. Isabell Büschel, Delegada en España, European Federation for Transport and Environment (T&E)

D. Jérémie Fosse, Presidente de eco-union